Si no puede ver correctamente este email, por favor haga clic aquí.
Boletín APIA INFORMA
Santa Cruz, Bolivia: Boletín Mensual No. 63 - 24 de febrero de 2021
Noticias Regionales
Las prohibiciones del maíz transgénico y el glifosato en México reducirían los suministros de alimentos, dice la industria

Las prohibiciones del maíz transgénico y el glifosato en México reducirían los suministros de alimentos, dice la industria



El impulso del gobierno mexicano para deshacerse de una dependencia masiva de las importaciones de maíz transgénico alteraría el suministro de alimentos del país, incluido su gran sector ganadero, advierten funcionarios de la industria. Un grado del 31 de diciembre que prohíbe el uso de maíz modificado genéticamente durante tres años ha provocado un frenesí de cabildeo instando a los funcionarios a reconsiderar.

Tanto los ministerios de agricultura como los de economía celebraron reuniones de alto nivel con representantes de la industria esta semana, según varios participantes.

El mismo decreto también pide la prohibición del herbicida glifosato, utilizado en México por miles de pequeñas y grandes granjas para impulsar el rendimiento de los cultivos.

Si bien México, el lugar de nacimiento del maíz moderno, nunca ha permitido la siembra a escala comercial del grano utilizando semillas que contienen organismos genéticamente modificados (OGM), importa millones de toneladas de dicho maíz para su creciente sector ganadero, entre muchos otros usos industriales.

El decreto no detalla cómo el país podría reemplazar los suministros.

José Cacho, presidente de la Cámara de la Industria del Maíz de México, CANAMI, dijo que la prohibición del maíz transgénico es inviable debido a las cadenas de suministro que durante años se han desarrollado a su alrededor, desde ganado hasta una vertiginosa variedad de condimentos y salsas que utilizan almidones derivados del mismo maíz.

“Este decreto está completamente divorciado de la realidad”, dijo Cacho, cuyo grupo de 25 empresas incluye a los principales molineros de maíz como Gruma y el fabricante de cereales Kellogg, así como al comerciante de materias primas Cargill.

Un informe del Departamento de Agricultura de Estados Unidos a principios de este mes describió la política de México hacia la llamada biotecnología como "cada vez más incierta" bajo el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Los partidarios del decreto argumentan que las semillas transgénicas pueden contaminar fácilmente las cepas de maíz nativo, y señalan investigaciones que muestran que el glifosato puede causar cáncer y una elevada mortalidad de insectos.

México es el mercado extranjero más grande para el maíz amarillo de los Estados Unidos, que está casi totalmente modificado genéticamente.

Cacho teme que el gobierno pueda interpretar el decreto para prohibir el uso de maíz transgénico en todo lo que finalmente consuman las personas, desde carne de res hasta kétchup.

México importó alrededor de 18 millones de toneladas de maíz, en su mayoría transgénicos, la temporada pasada, o alrededor del 40 % del consumo nacional.

México produce la mayor parte de su propio maíz blanco, o alrededor de 25 millones de toneladas, que se utiliza para hacer las tortillas básicas del país, pero también se importa algo de maíz blanco.

Casi todos los suministros de maíz estadounidenses disponibles, pero también de productores rivales en Argentina y Brasil, están modificados genéticamente. Eso haría casi imposible satisfacer la demanda mexicana sin el suministro de transgénicos si el decreto se interpreta de manera amplia.

Históricamente, la ley mexicana no ha adoptado diferentes estándares para las aprobaciones de alimentos para consumo humano y alimentación animal, los cuales son manejados por la agencia de protección sanitaria COFEPRIS del Ministerio de Salud. Ha emitido 90 aprobaciones para el maíz transgénico utilizado en alimentos humanos y animales hasta el año pasado.

Mientras tanto, desde finales de 2019, el Ministerio de Medio Ambiente ha detenido todas las aprobaciones de permisos para las importaciones de glifosato.

Cacho estima que prohibir que los agricultores lo usen reduciría los rendimientos en al menos un 30 %, lo que dijo probablemente haría que el país dependiera aún más de las importaciones. (Reporte de David Alire García; Edición de Dan Grebler).

Fuente: AGROAVANCES
Publicado: 21 de enero de 2021

Contáctenos
Oficina de APIA
Calle Jaime Román, Nº 402, Equipetrol Norte Edif. Le Bureau 1er. Piso
(591-3) 3420735
apia@apia-bolivia.org
www.apia-bolivia.org
www.facebook.com/APIA-Bolivia
Santa Cruz - Bolivia
Enlaces
imagen de infografia
Publicación
GUÍA DE USO DE PRODUCTOS PARA LA PROTECCIÓN DE CULTIVOS Impacto Socioeconómico y medioambiental en Bolivia a partir de la soya y maíz genéticamente mejorados
Asistencia
Técnica
Video
Croplife: Informe Anual 2021
Infografía
imagen de infografia Infografia: Innovación para proteger a los cultivos de manera más sostenible
 Forma parte del Programa Campo Limpio Forma parte del Programa Campo Limpio
Derechos Reservados © 2015 Asociación de Proveedores de Insumos Agropecuarios (APIA). Se podrá reproducir el contenido de esta publicación previa autorización.APIA no se hace responsable de la información que este Boletín contenga, ya que se especifican las fuentes de donde se obtiene.